LAS RUTAS DEL SILENCIO

Un tournant a été marqué dans un monde qui meurt... Et cette impression d'une civilisation originale qui s'éteint dans le grand creuset aveugle de la vie moderne, nous la retrouvons à chaque pas... Hier notre guide nous a montré dans le ravin de Barrasil une multitude de champs de blé grands comme de mouchoirs de poche; les paysans les ont patiemment taillés sur la pente abrupte désempierrée, défrichée, au prix souvent d'une heure de marche; il fallait cela pour nourrir des villages surpeuplés. Mais d'année en année la jeunesse s'en va, attirée par le développement industriel de Lérida et de Barcelone. Et les champs suspendus retombent en friche... Abandonnée aussi l'eau salée d'une fontaine que l'ont faisait évaporer au soleil pour avoir sa provisions de sel, les falaises de calcaire et de gypse dont on tirait la chaux et le plâtre, -"un plâtre bien meilleur que celui qui nous vient maintenant de Madrid". Louis Laborde-Balen, 1965

Mais réduire l'intérêt de cette montagne aux pittoresques étrangetés visibles (...) serait trahir la vraie nature de ce massif. Parce que dans ce coin retiré de hautes terres, l'ambiance prévaut toujours sur le paysage. L'obsession de l'eau rare, une communion intime avec la pierre torturée, cette solitude sans partage, voilà qui constitue, au fond, l'attrait réel de ces lieux; voilà aussi les test grâce auxquels la sierra de Guara reconnaîtra les siens! Pierre Minvielle, 1966

Nous nous reposons examinant les lieux. En contrebas, 300 m environs, l'on voit où l'on devine le fond du barranco. Des ramiers que nous envions se poursuivent dans l'étroit couloir de 3 à 4 m de large qui serpente à travers falaises et redents. 100 m plus haut, la cassure s'élargit, d'immenses gradins montent vers nous, par endroit le calcaire gris, bleu ou rouge fait place au vert profond du buis et des lentisques. Au travers surgit une forêt d'aiguilles où les choucas slaloment sans problème. Plus haut, presque à la crête terminale, impassibles, souverains, des couples de vautours ont entrepris une ronde qui va s'élargissant. L'ont resterait là des heures, pas un bruit, pas un cri, si ce n'est de braillards choucas procédant à quelque élection. Nul ne parle, comment dire ce que nous ressentons, décrire ce que nous voyons... Christian Abadie, 1971

Existir en la memoria es una de las formas más poderosas de existencia que conocen los humanos (...) Y ya se sabe que la nostalgia es una expresión suave y resignada del miedo. Sergio del Molino, 2016

martes, 8 de agosto de 2017

ARTÍCULO SOBRE LOS HUERTOS DE MASCÚN

Gracias a la invitación de José Antonio Cuchí (amigo y director de la publicación) hemos escrito un artículo sobre la historia de os Huertos de Mascún en el número 18 de la revista de ciencias Lucas Mallada, editada en formato electrónico por el Instituto de Estudios Altoaragoneses.


Puede consultarse el artículo aquí.
Puede también consultarse la totalidad de la revista aquí.

Recordemos que con anterioridad ya hemos comentado estos huertos en una entrada de este blog (ver aquí).

viernes, 26 de mayo de 2017

PEÑA RUABA. Pastores de ayer, cazadores de anteayer

Peña Ruaba se encuentra en lo alto de la divisoria que domina la margen izquierda del río Alcanadre antes de llegar a Chasa. Ya esplicamos todo esto en una entrada anterior (ver aquí).

Panorámica tomada desde en frente, casi en lo alto de la margen derecha del río Alcanadre y en las inmediaciones de la Mallata as Crabas. El río circula aprisionado e invisible.
Flecha amarillaCanal BajaPunto rosaTederoLínea rojaCanal de l'OrdioLínea azul claroCanal OscuraPunto verde brillanteas ArrallasFlecha rosaCanal de CanibisoPunto naranjaPunta Alta d'as EspatasPunto azul oscuro:Vallón de TrabuxasPunto azul claroPuntal de TrabuxasPunto rojoas Colladetas (ver aquí). Punto amarilloSeral.

En esa vez mencionábamos: "En una fajaneta estrecha de la base rocosa de su extremo oriental existe un covacho de reducidas dimensiones que frecuentaban los pastores que en otros tiempos transitaban por el lugar". Hace tiempo me habló de ella el señor Joaquín de casa Albas recordando cuando iba por allí de pastor.

Decidimos hace unos días ir a buscarla, sin sospechar que, además de pastores, la suerte nos mostraría también el paso de cazadores mucho más antiguos.

El itinerario
En la actualidad existe una senda que permite subir cómodamente (aunque antes tampoco resultaba un problema ya que el matorral bajo se deja transitar sin molestias).
Se coge pasado el dolmen de Losa Mora y a escasa distancia del desvío que abandona la pista para dirigirse hacia Nasarre. El camino está sin indicación pero se ve perfectamente. Durante el ascenso van apareciendo pequeños mojones de ayuda.


La línea roja indica el camino (la flecha roja señala la continuación hacia os Cuas y el Tozal de Santa Marina). Un pequeño desvío sube al contíguo Cerro Trabuxas, suave loma de maravillosa vista hacia el norte. Peña Ruaba se alcanza en seguida monte a través.
(Fuente: mapa IGN, serie MTN25, hoja 249-I Rodellar, 2ª edición, 2007)

Cima de Peña Ruaba. Por la izquierda cae impresionante la Canal de Canibiso mientras que a la derecha, por detrás de José Antonio, se extienden los apacibles os Cuas. Detrás de Anabel se insinúa la cabecera del Vallón d'os Cuas, lugar donde se nos revelarán los cazadores.


ACERCA DE LOS PASTORES
La base de Peña Ruaba está recorrida por un sistema de dos fajetas que puede transitarse y nos permitirá descubrir lo que nos interesa:

La flecha roja localiza la cueva. La línea rosa señala el recorrido (es preferible realizarlo de derecha a izquierda).
Todavía se sigue entre la vegetación el rastro de la antigua senda. Se pierde en los visibles árboles de la canal de la izquierda.

Desde la cresta cimera no se llega a distinguir la boca de la cueva (indicada por la flecha roja)

Este es el inicio oriental del sistema de fajetas. La senda no va por la cornisa rocosa estrecha sino que cruza por detrás de los bojes del centro. Se distingue bien su final al otro lado de la peña.

La cueva
Su boca es muy evidente pero aparece de improviso, oculta por una inflexión de la pared rocosa:


Esta es la entrada vista desde ambos lados.
En la foto de la derecha se muestra un pequeño rellano con pared de piedra seca que se encuentra en el abrigo contiguo a la cueva, en su lado oriental.

Su interior es más alto que ancho y al cabo de 6-7 m el techo baja, se estrecha y un montón de piedras obstruyen lo poco que queda.
El suelo de la cavidad aparece limpio y aterrazado, convenientemente arreglado por los pastores para descansar cómodamente al fresco (por ello era el fondo el lugar más empleado).

Vista del interior con los rellanos y sus muretes de piedra seca de sustentación.


Aunque también se encuentran en el fondo es en la entrada donde aparecen más claramente las señales de haber hecho fuego.

Al parecer la cueva no tiene nombre.

Las fajetas que siguen
Los pastores se resguardaban en la cueva pero el ganado circulaba a sus anchas por todo el resto. Tanto la fajeta estrecha superior como la inferior muestran los excrementos que delatan el paso de innumerables cabras.
El recorrido es tan fácil como precioso.


Tras dejar la cueva y avanzar por el pie del acantilado, la cornisa se individualiza de la pendiente.


Desde un promontorio se observa el bonito tramo final. Tras la brecha se encuentra la vaguada por la que alcanzaremos después la cresta cimera.


Un pequeño gradón (foto derecha) comunica fácilmente ambas fajetas. Es evidente que fue transitado (aparece limpio de piedras y vegetación), al menos por el ganado.


AQUELLOS CAZADORES
De vuelta de Peña Ruaba retomamos el camino en la cabecera del Vallón d'os Cuas. Su cauce y taludes están repletos de fósiles tipo nummulites (ver aquí). El mirar al suelo propició la suerte de José Antonio Cuchí quien, con mirada acostumbrada, vio una piedra diferente...


La flecha roja señala aproximadamente el lugar del hallazgo.

Se trata de una hojita de silex de las utilizadas para cuchillos.


Por lo visto, hace unos cuantos miles de años toda esta zona de os Cuas recibió la visita de aquellos antiguos cazadores. ¿Aquellos que levantaron Losa Mora o hemos de remontarnos todavía más atrás?

Y aquí estamos un rato antes en Losa Mora quienes visitamos estos lugares para encontrar todo esto. Anabel, quien esto escribe y José Antonio.
(Gracias a Michel por la foto)

sábado, 20 de mayo de 2017

REVUE PYRÉNÉES

En diversas entradas de la Página Principal y en referencias de la correspondiente a Documentación, hemos señalado la revista Pyrénées como fuente de información. No podía ser de otra manera, siendo como es una mina de información, referencia e identidad de la cultura pirenaica y pirineista.

Imagen de entrada de la página web
http://www.revue-pyrenees.com/

Desde hace algún tiempo figuramos en los enlaces recomendados (LIENS) de su página página internet.
Nos anima y nos hace especial iusión...


lunes, 24 de abril de 2017

LA PIEDRA CON 3 CRUCES

Hace tiempo, en la segunda entrada de este blog ya comentamos brevemente esta piedra de Rodellar (ver aquí). Más recientemente también nos hemos referido a ella de pasada (ver aquí). En la primera lamentábamos su desaparición debido a las obras que en ese momento transformaban todavía más el lugar. En la segunda nos volvíamos a hacer eco en los mismos términos.

Afortunadamente no ha resultado ser así. Hablando el verano pasado con la señora Ascensión, de casa Ángela de Rodellar, le pregunté por la piedra y me dijo que se encontraba en as Eras, junto al "cerrau" de Lapena. Sorpresa...

Es el momento de rectificar lo anteriormente dicho y precisar un poco más.

DÓNDE ESTÁ LA PIEDRA
Aunque su ubicación actual está clara, no es este su lugar original. Tampoco sabemos cual pudo tener, luego lo veremos.
A día de hoy está aquí:


Flecha roja: situación de la piedra. Línea roja: camino a la era Lapena. Punto rojo: era Lapena. Punto naranja pequeño: era Cañuto, (para ambas eras ver aquí). Punto naranja grande translúcido: as Esterazas.
(Fuente ortofoto: aplicación Maps de iPad)

QUÉ SABEMOS DE ESTA PIEDRA
Se trata de una laja en la roca arenisca de esta misma zona, lo que muestra que fue obtenida in situ.
Una de sus caras tiene grabadas 3 cruces:


Izquierda: las cruces tal cual pueden observarse.
Derecha: la misma imagen con las cruces resaltadas digitalmente.

Según Ascensión y Carmen (de casa Tendero), antiguamente tenía lugar por la zona contigua (conocida como as Esterazas) una procesión de vía crucis. Por ello el camino que del cementerio lleva a las eras también se nombraba como Camino del Calvario. Más que probablemente la piedra que nos interesa formaba parte de ese itinerario, aunque no queda constancia de su ubicación precisa. Todo ello forma parte de un pasado algo lejano ya que ninguna de ellas recuerda haber visto nada de todo ello ni siendo pequeñas.

Por otra parte, la piedra no tiene un nombre propio. Nadie recuerda llamarla de una manera determinada.

LA PIEDRA EN 1996
Tengo dos fotografías tomadas en as Eras el 25 de diciembre de aquel año. Muestran el lugar y la piedra:



¿Cuánto tiempo llevaba allí?

EN LA ACTUALIDAD
Con posterioridad estas eras han sufrido considerables modificaciones y no volví a encontrar la piedra en aquel lugar de la primera vez. Evidentemente la piedra fue desplazada como consecuencia de las obras.
Afortunadamente no fue ni arrojada por la ladera ni reconvertida en otra construcción.
Ahora su lugar es otro. Se encuentra apoyada en un muro de piedra seca al final del viejo camino, al lado de lo que fue la era Lapena:


La señora Ascensión nos muestra la piedra en su actual emplazamiento.

Evidentemente se trata de la misma piedra, y se conserva tan completa como en 1996.
Sin embargo, no nos parece un lugar muy seguro. Es cierto que de momento nada le ha sucedido, pero son muy numerosas las personas que todos los años pasan casi continuamente por delante de ella en verano, además de las veladas nocturnas que se celebran en sus inmediaciones.
No estaría de más buscarle un espacio más propicio que preservara una de las (muy) pocas piedras grabadas que quedan en el valle.

lunes, 13 de marzo de 2017

CUEVA D'O CANALIZO

En su momento se me pasó por alto. La había visto citada en el artículo Toponimia de Rodellar que publicó Jesús Vázquez en 1985 (ver página 'Documentación' aquí). Luego, tras preguntarle, el señor Joaquín Javierre me dijo donde estaba. Sin embargo, se me quedó en el tintero cuando acabé el CD sobre toponimia y por lo tanto el capítulo sobre cuevas se quedó huérfano de esta.
Es momento de recuperarla del olvido.

Lo cierto es que ya estuve en ella muchos años antes. Tenía ganas de curiosear en todo ese rincón que se llama o Canalizo. Anoté brevemente la excursión. Fue el 30 de noviembre de 1997:

La "alargada cornisa" es la que recorre la Cueva d'o Canalizo.

DÓNDE SE ENCUENTRA
Subiendo por el Camino Balcez (también llamado Camino o Cerro) se ve con toda claridad. Se extiende por el lateral derecho de una de las dos cabeceras de o Canalizo, en concreto la de la derecha (ver ficha de o Canalizo aquí).


Esta es la vista desde el Camino o Cerro.
Recuadro rojo: Cueva d'o Canalizo. Doble flecha naranja: o Canalizo. Flecha azul: Rodellar.

LA CUEVA
Como muchas de las aquí llamadas "cuevas" en realidad es más bien un abrigo rocoso. En este caso se trata de tres, bien alineados, sobre todo los dos del fondo ya que siguen la misma línea de estrato.


Estos son los tres abrigos de la Cueva d'o Canalizo vistos de cerca.

Cuando la visité, pronto hará 20 años, no vi pinturas. Pero quien sabe, con el paso de los años el ojo se vuelve más fino a la hora de buscar. Hay mucho por mirar en el valle.

Y efectivamente, los únicos visitantes de este lugar desde hace tiempo parecen ser tan solo los típicos animales de 4 patas y algunos otros de pequeñas alas.

jueves, 16 de febrero de 2017

ABSTRACTS. Como siempre

Las montañas en altura suelen tener esta propiedad.
Al crestear por el Tozal de Santa Marina (el de Nasarre y no el de Bagüeste, ver aquí), mirando a 360º, da que pensar que (casi) nada ha pasado en este mundo.
Es tanto el paisaje vacío que se observa, desde tan arriba, tan escarpada la mitad de este mundo, tan esporádicos los núcleos de población de esa otra mitad, todos ellos deshabitados, tan reintegrados en el extenso monte aquellos campos que se cultivaron...

El alimoche que vuela por Tedero, cruza la cresta donde estamos, decide acercarse hasta el Tozal de Guara o sobrevolar las torres invioladas de la Punta Alta d'as Espatas, a casi 1000 m por encima del río Alcanadre, ¿ve así este mismo paisaje? ¿Y el de la lejanía? Cuántas montañas enlazará su visual. Al parecer siempre en línea y siempre gual a través de los tiempos.

El Tozal de Santa Marina y el Vignemale
Trabuxas y Treserols

jueves, 26 de enero de 2017

TEJADO AL AIRE

Carta al director del periódico Diario del Altoaragón del día de ayer:


Veamos ahora la ermita:

Comparativa entre el 26 de mayo de 2013 y el pasado 23 de enero de 2017

No hay mucho más que decir. Lo que cabe es hacer, arreglar a tiempo todo esto.